Abstract:  Luego de haber superado grandes adversidades, la economía colombiana está migrando hacia a un nuevo terreno de juego de inmensos desafíos pero también de perspectivas muy favorables y grandes oportunidades. De competir por bienes y servicios de menor valor agregado con países de bajos ingresos y de contar con una economía cerrada, Colombia está transitando hacia un país moderno, con mercados abiertos y competidores más sofisticados. En este nuevo escenario, las empresas pierden rentabilidad y capacidad de competir en costos en los mercados internacionales de productos básicos, y, a su vez, no alcanzan los estándares de calidad y de valor agregado para llevar al mundo bienes y servicios más sofisticados. A través de la ciencia, la tecnología, la innovación y la generación de emprendimientos dinámicos (CT&IE), el país sobrepone la inercia y debe transitar con éxito hacia una economía diversificada y competitiva. Para seguir por este
camino, resulta prioritario convertir la CT&IE en las grandes apuestas de la próxima administración presidencial en sus políticas económicas, sociales y ambientales; debe ser esta la brújula que guíe su plan de gobierno. Una estrategia de CT&IE se debe fundamentar en seis pilares centrales:
i) una institucionalidad publica coordinada y articulada entre sí, y con los demás actores del sistema, incluyendo particularmente las empresas, y universidades y centros de investigación,
ii) el financiamiento -que puede ser público o privado o una combinación de ambos-, basado en “grants” exenciones tributarias o capital semilla y de riesgo,
iii) un talento humano, incluido el gerencial, crítico para liderar los proyectos de emprendimiento dinámico, innovación y los procesos de generación de conocimiento,
(iv) el desarrollo o transferencia de avances científicos y tecnológicos a través de la investigación teórica o aplicada,
v) a través de la propagación de una cultura de innovación y emprendimiento fortalecer la capacidad de traducir las ideas en bienestar y desarrollo para la sociedad, y
vi) un entorno competitivo que facilite la generación de emprendimiento y la consolidación de empresas. En estos seis elementos, Colombia enfrenta rezagos sustanciales, incluso comparándonos con otros países de la región. A manera de ejemplo, se encuentra que la inversión del país en investigación y desarrollo fue, en 2010, de tan solo 0,17% del PIB. Esta cifra resulta baja al compararla con Chile (0,44%), México (0,47%), Argentina (0,61%), y Brasil (1,16%), e ínfima frente a
países de ingresos altos como Alemania (2,80%), Estados Unidos (2,89%). En otros indicadores de ciencia, tecnología e innovación CT&I), el panorama de Colombia es igualmente sombrío. El reto, por lo tanto, es sustancial.

Autor: Hernando José Gómez y Daniel Mitchell

Editorial: Cuadernos de Fedesarrollo

Formato: PDF http://redvalorcompartido.com/TEXTOS/Innovaci%C3%B3n%20y%20emprendimiento%20en%20Colombia.pdf

Ciudad y fecha de publicación: Marzo de 2014