La Red Académica de Valor Compartido cumple un propósito muy relevante dentro del contexto empresarial de nuestro país.

Crear valor compartido para afrontar el cambio climático 💡

Es así como el grupo Enel nos comparte la visión de Mark Kramer sobre el reto de las empresas por ser exitosas y a la vez brindar beneficios sociales a las comunidades donde operan, especialmente en épocas de crisis:

  • sanitaria
  • social
  • económica
  • cambio climático

La ventaja que muestra el autor sobre el valor compartido como una oportunidad, especialmente en el sector ambiental, es que las energías limpias y renovables se han vuelto competitivas en su uso respecto a las tradicionales.

«Apostar por la energía limpia no trae beneficios solo al medio ambiente, sino que les conviene a las empresas también»

A diferencia de la filantropía y de la responsabilidad social de la empresa, la creación de valor compartido (CVC) considera que el bienestar colectivo es el motor de la innovación para obtener una mayor viabilidad y, además, tiene una ventaja competitiva: no pide que las empresas compensen los daños ocasionados o redistribuyan los ingresos obtenidos a expensas de la sociedad, sino en beneficio de la misma.

Este modelo enfocado en el bienestar colectivo,  es un nuevo paradigma que busca que los negocios tengan éxito creando beneficios sociales: ofrece grandes oportunidades también con respecto al cambio climático

Cada vez; más las  empresas empiezan  a entender que la energía limpia y la reducción de las emisiones no son un gasto, sino una oportunidad.

El enfoque del Concepto de Valor Compartido une la academia con las empresas beneficiando con impacto social a la comunidad.

Aquí el texto completo 💡