Nodo Bogotá

UNIVERSIDAD DEL ROSARIO

Una de las universidades más antiguas de América Latina que tiene como objetivo fundamental “Impartir una sólida formación ética, humanística y científica que, unida a la investigación y a una idónea y exigente docencia, permita a esta comunidad educativa formar integralmente personas insignes y actuar en beneficio de la sociedad, con un máximo sentido de responsabilidad»

Se rige por el sistema de “constituciones que son el símbolo jurídico de la Universidad del Rosario y fueron redactadas en 1654 por el fundador fray Cristóbal de Torres. Al entrar en disputa con los integrantes de la orden dominicana debido a la reservada elección de los colegiales por parte del fundador –en la que no se encontraba ningún religioso dominico-, fray Cristóbal de Torres decide dictar unas constituciones inspiradas en las del Colegio de Salamanca (Nieto Arango, 2013). En estas se reglamentan aspectos como las formas de elección de las autoridades de la Universidad, la disposición de los bienes, la participación de estudiantes y egresados, el sistema de enseñanza, entre otros. Las constituciones han sido modificadas parcialmente en 1893, 1930, 1974, 1984 y 1995, por lo que se consideran el monumento jurídico más estable de la nación, conservando los preceptos sustanciales del fundador desde el siglo XVII.

Mantiene un órgano de gobierno llamado Consiliatura que está compuesta por el Rector, quien la preside, los Consiliarios, que son cinco, y el Colegial Mayor. Es el máximo organismo directivo de la Universidad del Rosario, que asesora al Rector en todos los aspectos de su tarea, cuida de los bienes de la Institución y aprueba el presupuesto anual de ingresos y gastos, entre otras funciones atribuidas por las Constituciones Antiguas y Nuevas. Los Consiliarios son cinco personas elegidas por un cuerpo electoral compuesto por el Rector y los Colegiales de Número, para un periodo de cuatro años con posibilidad de reelección indefinidamente. A su vez, la Conciliatura tiene la responsabilidad de convocar a elección del Rector y de elegirlo junto con los Colegiales de Número.

Para el interés de la RED conviene resaltar el impulso que le da la Universidad al área de extensión. Entiende por extensión todas las acciones y programas que le generan una vinculación con el exterior. Esta área realiza una lectura del entorno y aprende del entorno para plantear soluciones que no sean estrictamente académicas, sino tengan aplicabilidad en problemas concretos, dando a la Universidad una visón práctica en su inserción social.

Para ello mantiene una serie de cátedras que se encargan de estudiar los problemas que en el entorno precisan de un análisis académico y la búsqueda de soluciones aplicables. Estas cátedras se trabajan con otras instituciones, ya sean organismos internacionales, como es el caso de UNESCO o de OEI, con organizaciones de la sociedad civil y con instituciones del Estado. Mantienen también como veremos en este desglose una estrecha vinculación con el mundo de la empresa.

Modelos y procesos de investigación. 

La universidad cuenta con un portal de servicios al investigador en el que se responden todas sus preguntas y se apuntan temas de mucho interés para la red éntrelos que cabe destacar el proceso de innovación buscando el desarrollo de habilidades para ayudar a que el conocimiento generado sea transferido en resultados de investigación y la creación de nuevos productos que generen impacto económico y social positivo en la comunidad. Es por ello, que la protección de la producción académica y específicamente de los resultados de investigación, no es suficiente para hacer una verdadera transferencia de conocimiento, es necesario desarrollar e implementar procesos de valorización de la tecnología y su respectiva comercialización que entren a jugar un papel importante en dicha transferencia. Esto encaja perfectamente con la filosofía de Valor Compartido y para cumplir con este propósito se propone la creación del Programa de Transferencia de Resultados de Investigación de la Universidad del Rosario, adscrito al Centro de Gestión del Conocimiento y la Innovación con apoyo de la Oficina Jurídica de la Universidad. Uno de los grandes retos en investigación es la transferencia de conocimiento para ello es necesario desarrollar e implementar procesos de valorización tecnológica y su respectiva comercialización que entren a jugar un papel importante en dicha transferencia. La Universidad ha creado un programa de Transferencia de Resultados de Investigación buscando contribuir al fortalecimiento de las capacidades institucionales en términos de innovación, por medio de la creación de un ecosistema de innovación que permita la promoción y gestión de la propiedad intelectual al interior de la institución buscando contribuir en el proceso de transferencia y apropiación del conocimiento para el beneficio del país y la región.

Consulte aquí para más información

Situación de Semilleros

La situación de búsqueda y promoción de los semilleros en la Universidad del Rosario se resume perfectamente en este párrafo de su documento interno del año 2009.

La Política de Semilleros de Investigación y el Programa de Jóvenes Investigadores es complemento de la Política de Investigación y de Fomento a la Innovación de la Universidad del Rosario. La primera, surge de la interacción entre el Centro de Gestión del Conocimiento y la Innovación, los Grupos de Investigación y los directores de Semilleros de Investigación durante los años 2006, 2007 y 2008. Sus diversos componentes se derivan del esfuerzo colectivo de acción y reflexión de los temas que permiten el cumplimiento de la misión de la Universidad, definida en el Proyecto Educativo Institucional PEI- en términos de “impartir una sólida formación ética, humanística y científica que, unida a la investigación y a una idónea y exigente docencia, permita a esta comunidad educativa formar integralmente personas insignes y actuar en beneficio de la sociedad, con un máximo sentido de responsabilidad”; así como del desarrollo y consolidación de la investigación como eje estratégico del Plan Integral de Desarrollo 2006-2015.

Consulte aquí para más información 

En este texto está comprendido el espíritu que la RED puede aprovechar para seguir avanzando en sus propuestas de investigación.

 

 

Situación de Publicaciones y centros de documentación 

El Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación, CRAI, es un modelo diferente de entender el espacio tradicional de biblioteca universitaria. Un esfuerzo de modernización en el que se ha implicado toda la universidad y que presenta innovaciones en la forma de administrar y presentar sus productos. Entre los datos más destacables para la RED conviene señalar su política de acceso abierto. 

El acceso abierto, al agilizar la comunicación científica, representa mayores posibilidades de apropiación y retorno a la sociedad de los resultados de investigación, fomenta el trabajo en red, e incrementa la disponibilidad de la producción académica y por consiguiente la visibilidad de las investigaciones realizadas en la Universidad. Además de fomentar el aumento de la productividad y de la accesibilidad propios del ejercicio investigativo, el acceso abierto puede igualmente potenciar las oportunidades de citaciones y de impacto de las publicaciones, lo cual repercuta en el crecimiento del posicionamiento institucional. Por estas razones, la Universidad del Rosario establece la política sobre el acceso abierto a la producción científica, académica e institucional y promueve los principios de este ante su comunidad.» 

El servicio de trabajo en grupo es orta experiencia que puede ser de gran utilidad para los miembros de la RED y sobre el que sería bueno tener una presentación para la construcción de posibles semilleros compartidos entre universidades. 

Entre su amplio catálogo de publicaciones reseñamos la revista de la Universidad Nova et Vetera por ser un modelo que puede ayudarnos a entender el diseño virtual que podríamos trabajar para nuestras publicaciones.

Consulte aquín para más infromación 

 

Entre sus publicaciones encontramos un texto del año 2009 en el que se apuntaba lo siguiente: 

“Que las universidades son muy teóricas y que no responden a las necesidades de su entorno” ha sido una frase reiterada especialmente para quienes en el empresariado, el gobierno e incluso en la misma comunidad no han entendido que las instituciones de educación superior (IES) hemos dado un viraje misional y comprensivo de lo que Kofi Annan y la UNESCO reclamaban a finales de los 90: “la educación en el siglo XXI nos invita a que debe ser más solidaria con el servicio a la comunidad, colaborar a erradicar la pobreza, la intolerancia, la violencia, el analfabetismo, el hambre y por otro lado, propender por la sostenibilidad del medio ambiente”. En otras palabras, para que la presencia de la universidad sea responsable debe intervenir a través de acciones significativas y sostenibles en la sociedad en la que actúa; las universidades deben ser permeables a ser influidas por dicha sociedad, sin bloqueos estructurales y con una motivación a intervenir por las colectividades más vulnerables.” 

Consulte aquí la información 

Un texto que explica sin más la causa por la que la Universidad del Rosario forma parte de la RAVC.

Relaciones con la empresa 

La Universidad mantiene un Centro de Pensamiento y estrategias competitivas CEPEC que es un tanque de pensamiento, buscando posicionarse en torno a los aspectos de la gestión de las políticas públicas nacionales y regionales que inciden de manera simultánea en la competitividad y en la inclusión social, con enfoque territorial. La principal línea de actuación en este frente está orientada a la elaboración de indicadores y sistemas de medición en relación con la competitividad de las diferentes ciudades y regiones del país. Es un espacio de debate público, realizando rigurosos aportes al debate público en torno a los asuntos estratégicos de la competitividad nacional y territorial, a partir de su propia capacidad de reflexión y de su habilidad para construir alianzas con otros actores institucionales, que le han permitido abrirse un espacio cada vez más amplio como escenario consultivo de las políticas públicas y de las estrategias sectoriales del país. Y es también un escenario consultivo… Debido a la experiencia y visibilidad que el CEPEC ha ganado en el Sistema Nacional de Competitividad e Innovación, el centro ha logrado expandir su actividad de consultoría en áreas estratégicas de intervención e incidencia de políticas públicas de competitividad, tanto en el ámbito nacional como territorial.

Realizan un índice de competitividad que resulta de imprescindible conocimiento para los miembros de la RED y que se presenta con el siguiente texto:

El Índice Departamental de Competitividad (IDC) 2016, al igual que en sus versiones anteriores, evalúa la competitividad territorial a partir de diez pilares, los cuales están agrupados en tres factores: i) condiciones básicas, ii) eficiencia, y iii) sofisticación e innovación. El factor condiciones básicas comprende seis pilares: instituciones, infraestructura, tamaño del mercado, educación básica y media, salud y sostenibilidad ambiental. Por su parte, el factor eficiencia consta de dos pilares: educación superior y capacitación, y eficiencia de los mercados. A la vez, el factor sofisticación e innovación está compuesto por los pilares de sofisticación y diversificación, e innovación y dinámica empresarial (Gráfico 1). Los diez pilares del IDC 2016 se construyen a partir del cálculo de 94 variables duras. Este año el IDC incluye un departamento adicional –Casanare–, ampliando el número de regiones a 26 (25 departamentos y la ciudad de Bogotá)1 . Con el objetivo de diferenciar la importancia de los factores y pilares, las regiones fueron clasificadas en cuatro etapas, de acuerdo con su nivel de desarrollo.

La lectura de este índice nos da una visión sobre problemas territoriales y espacios de necesidad de los grupos empresariales que ayuda al trabajo de la Red Académica de Valor Compartido de una forma decisiva.

En esta estrategia de regionalización la Universidad del Rosario en cuatro grandes ejes que son Formación, investigación, redes y comunicación buscando dinamizar movilización y desarrollo en los sectores público y privado de forma armónica. Genera una visión del territorio a través de un proyecto compartido que logra una mirada más holística.

 

Cuenta con un centro de apoyo al emprendimiento que presenta el siguiente esquema:
Para la Universidad del Rosario el emprendimiento es la capacidad que tiene los seres humanos para transformar problemas en oportunidades y deciden actuar sobre ellos a través del desarrollo de proyectos e iniciativas innovadoras, ya sean al servicio de una empresa, de una comunidad o de la sociedad misma.

Experiencias más significativas relacionadas con el propósito del convenio OEI-CCB

Son muchas las experiencias que podríamos rescatar del trabajo de la Universidad del Rosario que sean de utilidad para La Red, porque para este espacio académico estas experiencias son el mecanismo de acción, diálogo, interacción y vínculo ético, político, social, cultural, científico y económico de la Universidad con su entorno. Para ellos estas prácticas son un principio misional que compromete a la Universidad con Colombia y viceversa a la sociedad con la búsquedas iniciadas por la investigación y la reflexión para mejorar entre todos. Estas actuaciones no son acciones filantrópicas, ni altruistas, son el resultado de un compromiso real y consciente como organización del conocimiento con el país, su gente y su historia, piedra angular que orienta y guía la relación con el sector público, privado y solidario; una estrategia de ‘diálogo interinstitucional’ con la sociedad y táctica de relacionamiento y de aprendizaje, esto convierte a la entidad en una organización que aprende y enseña, que se relaciona con su contexto desde una perspectiva ética, política, responsable y de servicio.

Los ejes de trabajo siempre buscan coincidir con los debates nacionales y globales; evitar la discriminación social; aumentar la participación pacífica y política de la gente; fortalecer las democracias; trabajar por la equidad de género; luchar por una investigación que nos provea seguridad alimentaria y salud; mostrarse amiga del planeta y, por lo ser una universidad ambientalmente sostenible. Nuestro compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible es decidido, consciente y permanente.

Entre los mecanismo implementados para dinamizar este ideario hay que resaltar el sistema de Cátedras, entre las que cabe destacar las que mantiene con UNESCO sobre equidad de género, desarrollo y ciudadanía de paz. Además de trabajar por una democracia del conocimiento como eje vertebrador de todas ellas, por lo que estas cátedras viajan por todo el país y mantienen asociaciones muy activas con diversos actores de la sociedad civil.

El Rosario antes de formar parte de la RED mantenía relaciones estables con muchas de las universidades que hoy forman parte de esta iniciativa, por lo que entre ellos ya dinamizaban proyectos que pueden ser de gran utilidad para el crecimiento de este proceso.

Por último debemos señalar la vocación regional de la Universidad aunque su sede esté en Bogotá y no tenga otras sedes en el país, lo que consigue a través de coaliciones estables con diversos entes, ya sean públicos, o privados, para implementar muchos de los resultados de sus investigaciones y elaborar diagnósticos capaces de abarcar una realidad lo más amplia posible.

Trabajos con víctimas, reinsertados y grupos vulnerables 

La Universidad del Rosario cuenta con un grupo estable de trabajo que es el grupo Janus que busca explorar los desafíos que los miembros de organizaciones armadas (i)legales enfrentan al abandonar sus estructuras en situaciones de post-conflicto. Dejar las armas constituye apenas un paso hacia el difícil camino de la reintegración. Quienes se desvinculan de las Fuerzas Armadas o grupos violentos al margen de la ley se encuentran ante la perspectiva de (re)insertarse plenamente en una comunidad política y social y un mercado laboral, entre otros aspectos. Adicionalmente, los retos planteados por el post-conflicto se articulan con fenómenos de justicia, memoria y verdad que tienen como horizontes la reconstrucción y la reconciliación de la colectividad. La reintegración a la vida civil o la resocialización de quienes han vivido en dinámicas de violencia tiene efectos no sólo sobre el tiempo presente sino también futuro de los desmovilizados. La construcción de la paz en escenarios post-conflictivos supone, en muchas ocasiones, la desarticulación de organizaciones ilegales y la implementación de reformas dentro de la fuerza pública. La trayectoria de las personas que abandonan, de manera coyuntural o definitiva, estructuras armadas representa una dimensión relativamente poco explorada desde un punto de vista académico. La pluralidad de las experiencias individuales o grupales revela generalmente desfases entre, por un lado, el perfil y las motivaciones de quienes dejan la vía armada, y por otro lado, las capacidades y las expectativas del Estado y el conjunto de la sociedad. Dicho desfase es en particular fuente de desconfianza e insatisfacción entre las Fuerzas Armadas, las organizaciones al margen de la ley
y/o las poblaciones. Como consecuencia, no existe una progresión lineal e irrevocable entre las secuencias de desarme, desmovilización y reintegración de los beligerantes. Por el contrario, se han evidenciado múltiples procesos parciales de desarme con desmovilización sin reintegración – o desarme sin desmovilización ni reintegración – por ejemplo. Sobre todo, no hay consenso sobre los criterios que permiten definir y garantizar el éxito o el fracaso de la reintegración de los individuos. En estas circunstancias, los modelos y los programas institucionales de resocialización o restricción de libertad reviste gran importancia. Sus alcances en materia de reintegración dependen de múltiples dimensiones correlacionadas: elementos “micro” (emocionales, psicológicos, etc.) inherentes a la personalidad; consideraciones “meso” entre los desmovilizados y el milieu directo (lazos familiares, inserción profesional, etc.); parámetros “macro” relacionados con el ámbito (inter)nacional (políticas socio-económicas, sistema de justicia transicional, etc.).

 

Consulte aquí para más información 

Modelos de ayuda a los alumnos para inserción laboral 

El portal de egresados presenta una amplia oferta laboral. Al inscribirse le van haciendo llegar las diferentes ofertas que surgen en el territorio colombiano.

Los pasos que el alumno ha de dar vienen acompañados virtualmente y comienzan por enseñar a construir una hoja de vida. Explican detalladamente los pasos que deben darse y los requisitos para estar asociado a esta página web. Una vez dentro también dejan bien claro cuales son las obligaciones y los derechos de quienes la usa. Las relaciones laborales en principio no son mediadas por la universidad, aunque los resultados académicos y la recomendación de la universidad juegan un papel importante en el proceso.

También existe un plan de desarrollo profesional y personal para sus egresados; el cual se encuentra orientado al fortalecimiento de competencias, a través de la generación de planes integrales que favorezcan la inserción laboral en el mercado nacional e internacional. Dicho programa está conformado por tres componentes: Plan de capacitación y formación para la empleabilidad, Portal de empleo, y Oferta de formación continua.

Por último creemos importante dejar constancia del instructivo que la Universidad ha puesto a disposición de los alumnos para aplicar a las ofertas laborales. En el mismo se da buena cuenta de los pasos que deben tener en cuenta para que su oferta sea lo más profesional posible.

Consulte aquí para más información